sábado, marzo 02, 2013

No temerle al coraje.


La cobardía se alimenta de la duda.  La valentía de la convicción. El coraje no se puede “pensar” o  elaborar mentalmente, es acción pura y decidida. En  general, se lo identifica  con el impulso provocado por un sentimiento; pero en el Budismo, es un estado activo que surge de la  misericordia  y se basa en la sabiduría.
Una persona que siente verdadera misericordia, tiene el coraje de ponerse de pie para luchar por la verdad. Josei Toda es el ejemplo irrefutable de lo que puede lograr un espíritu  indómito, no  temerario sino cociente de su fuerza interior.
Cuando  una persona  corta las cadenas del miedo, crea una atmósfera tan radiante  y tranquilizadora a su alrededor, que todos crecen a gusto y avanzan a partir de su visión amplia y optimista.  Y quien ha vencido el miedo en su fuero íntimo logra encender la flama del coraje en innumerables corazones  dominados por el temor.
El miedo sobreviene, el coraje se obtiene  este es nuestro gran desafío

1 comentario:

Vicen Garcia dijo...

http://lavidayyorflexiones.blogspot.com.es/. Muy interesante. Te invito a dar una vuelta por mi blog y dejar algun comentario. Gracias