jueves, julio 31, 2008

Reflexión.

Con este post, quiero pedir mis mas sinceras disculpas a los miembros o participantes que de alguna forma se sintieron ofendidos con la publicacion de la foto del Gohonzon.
Foto que no tome yo. Pero bueno.
No es mi interes crear polemica sobre el tema y mucho menos ofender a nadie.
Ahora bien si que me doy cuenta que entendemos las cosas de manera diferente y lo respeto.
De alguna forma me he sentido como si hubiese hecho un acto obsceno.
Si que les manifiesto que no estoy en nada de acuerdo, porque entonces tambien podria decir que todos aquellos miembros budistas de SGI, que muestran el Gohonzon a personas por primera vez, estan enseñando mi vida sin yo conocerlas. Eso para mi tambien podria ser una ofensa. Pero en fin simplemente pensamos de manera diferente.
No obstante, cuando mencionaba el Sutra del Loto, no me referia a las interpretaciones y disertaciones hechas por la SGI. Me referia al texto original. Donde se señala, que habran miles de millones de enseñanzas y practicas, diferentes todas, pero que mientras sigan al Gran Vehiculo, estas estaran en el camino del Buda.

David Rodriguez.

GOHONZON

SUTRAS BUDISTAS

2 comentarios:

Willhelmina dijo...

David, muchas gracias por tu comprensión. No te sientas mal, sé que la foto no fue tomada por ti pero me parecía muy importante que comprendieras que (al menos para mi y muchas personas practicantes) no estaba bien exponerla.

entre todo, no digo que esté prohivido mostrarlo, sino que no es apropiado exibirlo de esa manera. Si tu tienes tu Gohonzon, puedes compartirlo con tus amigos o con quienes lo necesiten.

Me alegra de corazón que de alguna manera hayas comprendido y espero no haber resultado desafiante, ofensiva o agresiva.

Saludos, que estés muy bien.

Mina Mühlheim .:

darpo dijo...

Presidente Ikeda explica que este principio de Ichinen Sanzen significa que nosotros debemos tomar la responsabilidad de nuestras vidas: “Este es el principio fundamental que muestra que cuando nosotros cambiamos el mundo cambia. Este es el principio que nos lleva al concepto de ‘revolución humana’ y ‘establecimiento de la correcta enseñanza para la pacificación de la tierra’. Todo depende de nosotros. Nosotros no podemos culpar a los demás. Todo retorna a nosotros, no es asunto de los demás. Si no entendemos esto, no nos estamos basando en la Ley Mística”.